Procesos kafkianos

procesos kafkianos

Estoy viviendo un contencioso administrativo con el Ayuntamiento de Madrid, que me reclama el pago del impuesto de matriculación de mi coche, pese a que pagué a tiempo la cantidad que me solicitan.

Tras presentar una reclamación escrita en una oficina del Ayuntamiento, con el consabido justificante bancario de pago por la cantidad exacta que me reclamaban –la señora que me atendió me dijo que yo tenía razón–, he recibido una carta certificada, una plantilla con una jerigonza incomprensible de la que, después de mucho investigar, he sobreentendido que me piden que pague lo que ya aboné en su día, además, cómo no, de un incremento a modo de multa. Si dejo pasar el asunto, el Ayuntamiento de Madrid, me aseguran en la notificación, acabará por embargarme el coche. Y la vida si hiciera falta, añado yo.

En este proceso kafkiano soy el claro perdedor. Incluso aunque al final acaben reconociendo su equivocación, ¿quién va a compensar los inconvenientes emocionales que me ha causado este conflicto que no he iniciado yo?, ¿quién me devolverá el tiempo perdido?, ¿quién me despenalizará el ánimo?

Al parecer no soy único en la travesía del desierto de la indefensión ciudadana. Varias personas a quienes se lo he contado me han narrado su propia historia de terror administrativo, sea con ayuntamientos, comunidades, Hacienda, el banco, etc.

Lo más sorprendente de todo es que mientras el ciudadano ha de ser ejemplar para no evitarse problemas con las autoridades –en mi caso, ni aun así–, auténticos corruptos campan a sus anchas, léase Luis Rubiales, presidente de la RFEF, al que no hay manera de cesar del cargo, pese a que desayunemos cada día con una de sus fechorías, propias de la mafia.

Así las cosas, el ciudadano acaba por sentirse tan impotente como Josef K., el personaje de la novela El proceso, que fue arrestado por una razón desconocida.

De Kafka acá no hemos mejorado nada.

Francisco Rodríguez Criado, El Periódico de Extremadura, 6/7/2022

Escritores que no leen


Francisco Rodríguez Criado, escritor, corrector de estilo, profesor de talleres literarios y creador del blog Narrativa Breve. Ha publicado novelas, libros de relatos, obras de teatro y ensayos novelados. Sus minificciones han sido incluidas en algunas de las mejores antologías de relatos y microrrelatos españolas: El cuarto género narrativo. Antología del microrrelato español (1906-2011). Ed. Irene Andrés-Suárez (Cátedra, Madrid, 2012),Velas al viento. Ed. Fernando Valls (Los cuadernos del vigía, Granada, 2010), La quinta dimensión (Universidad de Extremadura, Mérida, 2009), Soplando vidrio y otros estudios sobre el microrrelato español. Ed. Fernando Valls (Páginas de Espuma, Madrid, 2008), Histerias breves (El problema de Yorick, Albacete, 2006), Relatos relámpago (ERE, Mérida, 2006), etcétera. Es autor de El Diario Down, donde narra en primera persona sus experiencias como padre de un bebé con el Síndrome de Down. Los zapatos de Knut Hamsun (De la Luna Libros, 2018) y Hombres, hombrinos, macacos y macaquinos (2020) son sus últimos libro de relatos.


La privacidad regalada, artículo, Rodríguez Criado

La privacidad regalada

El matiz rosa de casos como el de Tamara Falcó me interesa poco, pero sociológicamente…
Leer más
Walden, Henry David Thoreau, Francisco Rodríguez Criado

Envidia de Walden

A veces me planteo si merecería la pena apartarme de la civilización, hacer un Walden…
Leer más
Francisco Rodríguez Criado, síndrome de Down, ABC

¿Adónde vamos?

A ChicoChico le gusta dar largos paseos con su padre, y a mí me gusta…
Leer más

Microrrelato: La verdad sobre la metamorfosis

verdad sobre la metamorfosis, Franz Kafka
Franz Kafka. Fuente de la imagen

En general no le iba mal al joven Samsa, lo cual no quiere decir que le fuese bien. Inesperadamente un día volvió a convertirse en lo que había sido siempre: un insecto.

Microrrelato de Francisco Rodríguez Criado: La verdad sobre la metamorfosis

Un insecto (¿un escarabajo?, ¿una cucaracha?) se convirtió de repente en un joven praguense llamado Gregorio Samsa. El insecto, ya con apariencia de hombre, tuvo que trabajar como vendedor para mantener a su nueva y desalmada familia, compuesta por sus padres y una hermana. En general no le iba mal al joven Samsa, lo cual no quiere decir que le fuese bien. Inesperadamente un día volvió a convertirse en lo que había sido siempre: un insecto.

Sigue leyendoMicrorrelato: La verdad sobre la metamorfosis



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...