Los libros, poco y mal

Los libros, poco y mal

Un estudio presentado en el XXV Congreso de las Librerías señala que el 86 % de los libros venden menos de 50 ejemplares al año. Aun dejando a un lado que estos datos se reducen a los libros vendidos en librerías físicas, no online, suponen una radiografía significativa del momento que vive el libro.

El acceso libre a la publicación, hace no demasiado restringida a un número escaso de autores, tiene sus pros y sus contras. A un autor le resulta reparador saber que en cualquier momento puede dar a conocer su obra, aunque sea en autoedición, sin pasar por los habituales filtros del editor, como ocurría antaño. Ahora bien, ha de entender que, por exceso de oferta, sus libros están condenados –en la mayoría de los casos– a llegar a un número de lectores muy reducido.

Por tanto, si antes había un grupo de escritores privilegiados (los que publicaban), ahora el grupo de privilegiados lo conforman los que consiguen vender miles de ejemplares. (Otro dato: solo el 0,1 por ciento de los escritores vende más de 3.000).

El panorama puede ser asfixiante para las librerías (gestionar tanta letra impresa con tan mala salida para la mayoría de los títulos es agotador), y también para los autores, que han de emprender un arduo calvario para “colocar” solo medio centenar de ejemplares.  

Pero no olvidemos que estos estudios se centran en la parte más pedestre de la edición: las ventas, los royalties, los beneficios o las pérdidas económicas… Pero el libro, la escritura, es mucho más que publicar para vender.

Algunos autores hace siglos que dejamos de pensar en la literatura como una posible vía de ganar dinero. Escribimos por placer, por necesidad, por afán artístico, por compartir nuestra visión del mundo. Qué sé yo.

A estas alturas mi asimilación de la realidad es tal, que no solo no lamento no ganar dinero con mis libros, sino que agradezco no tener que pagar por escribirlos.  

«Los libros, poco y mal». Francisco Rodríguez Criado, El Periódico de Extremadura, 29/6/2022

Escritores que no leen


Francisco Rodríguez Criado, escritor, corrector de estilo, profesor de talleres literarios y creador del blog Narrativa Breve. Ha publicado novelas, libros de relatos, obras de teatro y ensayos novelados. Sus minificciones han sido incluidas en algunas de las mejores antologías de relatos y microrrelatos españolas: El cuarto género narrativo. Antología del microrrelato español (1906-2011). Ed. Irene Andrés-Suárez (Cátedra, Madrid, 2012),Velas al viento. Ed. Fernando Valls (Los cuadernos del vigía, Granada, 2010), La quinta dimensión (Universidad de Extremadura, Mérida, 2009), Soplando vidrio y otros estudios sobre el microrrelato español. Ed. Fernando Valls (Páginas de Espuma, Madrid, 2008), Histerias breves (El problema de Yorick, Albacete, 2006), Relatos relámpago (ERE, Mérida, 2006), etcétera. Es autor de El Diario Down, donde narra en primera persona sus experiencias como padre de un bebé con el Síndrome de Down. Los zapatos de Knut Hamsun (De la Luna Libros, 2018) y Hombres, hombrinos, macacos y macaquinos (2020) son sus últimos libro de relatos.


Los libros, poco y mal

Los libros, poco y mal

Un estudio presentado en el XXV Congreso de las Librerías señala que el 86 % de los libros venden menos de 50 ejemplares al año. Aun …
Leer más
c

7 textos autobiográficos

A modo de ejemplo de mi vertiente literaria autorreferencial, he seleccionado 7 textos autobiográficos. Como suele decirse, no son todos los que son –ni mucho …
Leer más
Escritores que no leen

Escritores que no leen

ese modelo de escritor embrionario que se nutre de sus mayores, ay, ha saltado por los aires. Muchos de los miembros de la nueva hornada …
Leer más
ser madridista

Ser madridista

Hablo en plural, porque en temas de fútbol, cuando llegan los grandes acontecimientos –y este lo es–, dejo de ser un señor de su casa, …
Leer más

La vida sin Cristiano

La vida sin Cristiano

Algunos aficionados defendieron siempre que los goles que marcaba Cristiano Ronaldo jornada tras jornada los meterían otros compañeros si él no estuviera. La realidad desmiente los hechos: en la pasada liga, durante la sequía de Cristiano, sus compañeros no regaron el campo con goles. La presencia del luso, al contrario que el Cid ya fallecido a lomos de su caballo, asustaba menos al rival que a su propio equipo.

Pero hoy que Cristiano no está, ni vivo ni muerto, han resucitado figuras como Bale, Benzema y Marco Asensio, oscurecidos durante años a favor del máximo goleador del Real Madrid, esa alma inquieta a quien la más ligera sombra de su estrella le producía tristeza. Es posible, pues, que su marcha haya servido para revelar que más allá del astro portugués hay un equipo.  

Sigue leyendoLa vida sin Cristiano



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...