Payasos asesinos

payasos asesinos, Hillary Clinton, Donald Trump

Cuesta creer que sean tan poco atractivos los dos candidatos que pretenden dirigir el país más importante del mundo. (Uno de ellos ya será presidente cuando se publique este artículo). Hillary Clinton está muy preparada políticamente hablando, pero transmite poco y mal, y Donald Trump transmite mucho –aversión, sobre todo–, pero está muy poco preparado. ¿No había candidatos con más carisma? ¿No había un Obama, aunque fuera blanco? ¿Un Kennedy musulmán? ¿Un George Washington mujer? ¿Este es todo el menú?

Sigue leyendo

Adictos a las malas noticias

malas noticias

 

Ocurre con el colesterol como con las noticias: cuando son buenos nadie habla de ellos. Pero ya que la prensa no va a cambiar su ancestral modus operandi de primar las malas noticias sobre las buenas, he decidido buscar aspectos positivos en esas malas noticias. Por ejemplo: Donald Trump es un despropósito y un insulto a la inteligencia humana, pero cada vez cuenta con menos apoyos. Daesh es un arma de exterminio tan cruel como gratuita, pero está perdiendo fuelle. Un partido tan importante para la estabilidad del país como el PSOE lleva dos años haciéndose el harakiri, pero al menos ya le ha dado boleto a Pedro Sánchez, capaz de venderse al mejor postor por una poltrona que le quedaba muy grande. Y así sucesivamente.

Sigue leyendo

El enigma de Donald Trump

Donald Trump

En las próximas semanas Estados Unidos se debate entre elegir para la presidencia del gobierno a una candidata floja o a un pésimo candidato. Susto o muerte. El asunto no es baladí, si tenemos en cuenta que en Washington se dirime en cierta medida el destino del mundo entero.

Nos gustará más o menos, pero es razonable que Hilary Clinton opte a la presidencia. No solo trabajó duro en la candidatura de su marido, sino que además ella misma se la disputó años después a su compañero de partido y actual presidente, Barack Obama. Sin embargo, es una incógnita saber qué demonios hace Trump en ese berenjenal. La incógnita no es por qué este hombre sin bagaje político, sin educación ni modales, intelectualmente tan básico, quiere ser presidente, sino por qué millones de ciudadanos están dispuestos a concederle semejante capricho.

Sigue leyendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...