Profesiones de futuro

profesiones de futuro

 

Algunas profesiones están condenadas al ostracismo, cuando no a desaparecer. Es el caso de los serenos, los afiladores de cuchillos callejeros, los músicos con cabra y escalera o los acomodadores de cine, a quienes no he vuelto a ver desde hace décadas. Tampoco pinta bien la cosa para los artesanos que trabajan con sus manos el barro, la pizarra o la hojalata, sobre los cuales ya escribí un libro. Desaparecerán, si no lo han hecho ya, los profesores de latín y griego, y también los de la hoy denostada filosofía. Pero los más avispados podrán sobrevivir dando clases de masturbación, impartiendo talleres de constelaciones familiares o adivinando nuestro aciago futuro en los posos del café. Renovarse o morir, esa es la clave.

Otras profesiones comunes nos resultan a veces caricaturescas. Es el caso de los socorristas que vigilan en estas olimpiadas para que los mejores nadadores del mundo… no se ahoguen. Hacen bien: quién nos asegura que en un mal día Michael Phelps no trague agua en un movimiento brusco. Ahí entraría en acción alguno de los socorristas de turno, esos a quienes las cámaras han grabado bostezando, dispuesto a tirarse a la piscina y llevar a tierra firme al deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos. No veríamos un boca a boca igual desde que Rhet Butler besó a Escarlata O´Hara en Lo que el viento se llevó.

La música, que lleva armonizando nuestras vidas desde las cavernas, también se despide de las universidades. En fin, hay profesiones sin futuro y profesiones de futuro, pero no se fíen de los gurús que creen saber de todo. A ninguno de ellos se le ocurrió formular el contenido de cierta bebida de cola, crear un buscador de contenidos de Internet en un garaje próximo a Silicon Valley o inventar un teléfono que funcionase sin cable. Las profesiones del futuro más exitosas están por inventar. Todo lo demás es pasado y especulación.

Francisco Rodríguez Criado, El Periódico Extremadura, 10-8-2016

Fuente de la imagen


Francisco Rodríguez Criado es escritor y corrector de estilo y trabaja como redactor de contenidos para publicaciones de diversa temática. Su blog Narrativa Breve es uno de los espacios literarios más leídos en lengua castellana. El diario Down, testimonio literario sobre la paternidad y el síndrome de Down, es su último libro. (Web) (Facebook).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.