manuscrito publicable, editorial

Procura que tu manuscrito sea ‘publicable’

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Una de las tareas que realizo en el ámbito de la edición es la de redactar informes de lectura a petición de algunas editoriales. Y si hay un apartado que nunca falta en mis informes, es el que hace referencia al nivel de redacción del manuscrito. Pues bien, me sigue llamando la atención que algunos autores presenten obras a editoriales de cara a su posible edición que no han pasado por las manos de un corrector de estilo. Se entendería esa omisión si el autor escribiera de manera impecable, pero esto no es lo habitual.

Las deficiencias lingüísticas no van a ayudar, desde luego, a que el editor apueste por ese manuscrito. De hecho, parece como si el propio autor, al entregarlo con esas deficiencias, tampoco apostara por él.

No pretendo decir que un manuscrito con errores gramaticales esté condenado al rechazo editorial (para corregirlo siempre habrá tiempo), pero no alcanzo a comprender qué ventajas le aporta al autor o a la autora que su obra esté lejos, al menos lingüísticamente, de lo que se espera de una obra publicable.

En mis informes de lectura, si la valoración del nivel de redacción no es buena, la valoración final se resiente.  

Así pues, mi consejo es que intentéis presentar un manuscrito lo más pulcro posible. Esto no garantiza el éxito, pero allana el camino.  

Francisco Rodríguez Criado, escritor y corrector literario

La Historia, según montescos y capuletos

La RAE en su laberinto

La mala escritura en Tinder

Últimos posts

Facebooktwitterlinkedininstagramflickrfoursquaremail
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *