Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Años atrás viajé para hacer una lectura en un instituto de La Garrovilla, Badajoz, y nada más aparcar el coche me percaté de que había algo extraño en aquel sitio: me resultaba sospechosamente conocido. Tras preguntar a un señor, salí de dudas: no había recalado en La Garrovilla, sino en Guareña, un lugar en el que precisamente había estado años antes, también para dar una lectura.

Tras telefonear, los responsables del centro, muy amables, me dijeron que no me preocupara, que me esperaban, tardara lo que tardara.

Al finalizar la lectura, avergonzado, me disculpé por el despiste. Lejos de recriminármelo, me contaron que estaban acostumbrados, y que algunos autores no solo se habían equivocado de pueblo, sino de comunidad. No en vano, uno de ellos, supongo que el más top de todos, había errado tanto el tiro, que se había ido al País Vasco.

Estos despistes me parecerían peccata minuta si fuera cierta la noticia, viralizada en redes, de que hay un stand en Salzburgo para aquellos viajeros que, por error, llegan a Austria en vez de a Australia. Resulta que es en parte un bulo, pero ¡qué alegría si se tratara de una noticia veraz! Porque, por mucho que se diga que “mal de muchos, consuelo de tontos”, nada reconforta tanto como saber que hay personas aún más boludas que tú.

Conocer de cerca la vida de una persona es conocer sus muchos errores, tantos, que al final el “errar es humano” deviene “errar es una necesidad humana”. De hecho, en mi caso, confundir un pueblo con otro (ambos pacenses) quizá haya sido el más liviano de mis errores.

A diferencia de esa gente que afirma no arrepentirse de nada, yo me arrepiento de todo. O de casi todo. De los aciertos, esas pequeñas victorias carentes de épica, prefiero no escribir, porque lo edificante de la escritura no es celebrarse a uno mismo, a la manera de Walt Whitman, sino buscar la redención.

Dicho esto, no estaría nada mal que alguna vez yo acertara. Aunque fuera por error.

Francisco Rodríguez Criado, escritor y corrector de textos

Imagen: Pixabay

Los hombres que no aman a las mujeres (en Ciudad Juárez)

Cromos

presupuesto de corrección de estilo
  • Minilibros de microrrelatos (sobre abogados)

    Como gané la edición de julio del pasado año del Concurso de Microrrelatos que organiza el Consejo General de la Abogacía Española y la Mutualidad de la Abogacía, me han enviado unos libros con los relatos ganadores.

  • Cuando el mundo era una góndola

    Aquellas películas de videoclub que los cuatro hermanos veíamos por la tarde en casa de mis padres. Aquel primer cachorro que llegó a nuestras vidas. Aquellos baños con los primos en la finca de La Montaña. Aquella bicicleta BH que me permitía volar de un sitio a otro por la ciudad de Cáceres, cual violinista…

  • El Real Madrid. Un insondable agujero negro en el mundo del fútbol

    El equipo blanco es un insondable agujero negro en el fútbol, sin explicación posible. No se puede racionalizar la suerte, esa diosa casquivana que no atiende a razones. El fútbol es así… y siempre, o casi siempre, es así a capricho del equipo blanco.

Facebooktwitterlinkedininstagramflickrfoursquaremail
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *