Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/customer/www/rodriguezcriado.com/public_html/wp-content/plugins/seo-wordpress/seo-rewritetitle-class.php on line 17
textamentos | Francisco Rodríguez Criado

El lugar de los libros (en el examen de EBAU)

El lugar de los libros, EBAU

Mi artículo, “El lugar de los libros”, publicado en El Periódico Extremadura el 19 de febrero del presente año , “salió” en la última convocatoria (junio de 2020) del examen de Lengua de la Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU). Vaya, lo que se conoce como “la selectividad”.

Como no había publicado el texto aquí, aprovecho para recordarlo.

EL LUGAR DE LOS LIBROS

Mientras reordenamos la casa he recordado a Marie Kondo, la mujer que se ha hecho millonaria vendiendo libros sobre cómo organizar nuestras vidas con consejos como, por ejemplo, el de reducir a treinta los libros en el hogar.

Estas opiniones, paradójicas en quien ha vendido 30 millones de ejemplares de La magia del orden, ya recibieron en su momento la respuesta de gente del mundo de las letras, incapaces de aceptar ese reduccionismo libresco a 30 unidades. Leí con una sonrisa en los labios los comentarios de estos lectores insaciables, muy enfadados porque consideran a la Kondo poco menos que una amenaza contra el mundo de la cultura.

Y el caso es que, de algún modo, le doy la razón a ella: algunos deberíamos reducir nuestras bibliotecas, ahora bien, no a 30 ejemplares sino a 3.000. Pero yo no tengo 3.000 libros, tengo bastantes más, con la circunstancia agravante de que he leído la inmensa mayoría de ellos. (Como ni siquiera he abierto el manual de Marie Kondo, no sé si centra su agravio contra los libros no solo por el espacio que ocupan, sino también por el tiempo que les dedicamos).

El caso es que miro la pila de libros que he cribado (no los voy a tirar, tan solo los cambio de sitio) y me da por pensar en la paradoja de que tantos volúmenes provoquen desorden en casa a la vez que ordenan la mente y el espíritu. Mis libros son la estampa de un pasado redentor: los fui comprando y leyendo con pasión, convirtiendo así mi casa de soltero en una suerte de paraíso borgiano.  

No me pesa tener tantos libros, sino carecer de espacio para cobijarlos. Los libros no deberían ser nunca un estorbo, sino una promesa de salvación, sobre todo cuando uno los lee en vez de utilizarlos como meros artículos decorativos.

Puestos a elegir, prefiero reducir el espacio de lo que me viste por fuera (la ropa) y cedérselo a esos libros amigos que me visten por dentro.

Francisco Rodríguez Criado, escritor y corrector de estilo.

Imagen: Pixabay

Borges y el fútbol

Los escritores y el fútbol

Jorge Luis Borges tenía fijación con el fútbol. Dijo que era un pecado, que debería estar censurado, que era algo estúpido y que los aficionados…
Leer más

Los escritores y el fútbol

Borges y el fútbol

Jorge Luis Borges tenía fijación con el fútbol. Dijo que era un pecado, que debería estar censurado, que era algo estúpido y que los aficionados no tienen personalidad. Y etcétera. No hay duda: el deporte rey no pasaba ante sus ojos (opacos a la luz y a ciertas pasiones populares) de ser algo infame para pelotudos.

En el otro lado nos encontramos al Albert Camus, Premio Nobel de Literatura en 1957, quien afirmaba que todo lo que sabía sobre moral y sobre las obligaciones de los hombres lo había aprendido en el fútbol. Y añadió (incluso después de la concesión de Nobel) que si volviera a nacer, preferiría ser futbolista a escritor.

Así que si los extraterrestres amigos de J.J. Benítez o Sixto Paz decidieran visitar de una vez por todas nuestro farragoso planeta, deberíamos poner a prueba su alta inteligencia explicándoles que el fútbol es un deporte para tontos (según Borges) o una escuela de vida donde aprenderlo todo acerca del ser humano (según Camus). ¿A quién creerían?

Estas dos maneras tan opuestas de apreciar el fútbol son habituales en el círculo literario. Entre los escritores, la postura borgiana (para mí la más divertida por cuanto tiene de ridícula) es mayoritaria, o eso creo. Muchos opinan que el fútbol es el opio del pueblo y que los que acudimos a las canchas de fútbol o vemos los partidos en la televisión somos poco menos que idólatras tras el becerro de oro. Pero en ningún momento sube (o baja) tanto el debate como cuando nos acusan a los futboleros de ignorantes que nunca hemos leído un libro, como si cultivar una afición intelectual fuera incompatible con satisfacer otro tipo de inquietudes más sanguíneas.

A estas alturas, cuando las opiniones están tan polarizadas, ignoro si tiene sentido recordar que no hay nada malo en compaginar la pasión por la lectura con la pasión por el fútbol, que será un pecado, sí, pero solo cuando pierde tu equipo.

Francisco Rodríguez Criado

“Los escritores y el fútbol” fue publicado en El Periódico Extremadura, el miércoles, 9 de octubre de 2019.

En las imagen: Jorge Luis Borges (arriba) y Albert Camus, leyendo la prensa

Rebajas
El extranjero (El libro de bolsillo - Bibliotecas de autor - Biblioteca Camus)
271 Opiniones

La ciencia ficción del Procés

La ciencia ficción es el género preferido de los españoles a la hora de escoger una película para ver en el cine. Es al menos lo que ha concluido un estudio realizado por la empresa Cinesa, según el cual el 19 % de los espectadores prefieren las películas de ciencia ficción.

Si hubieran hecho el estudio sin salir de Cataluña, ese porcentaje subiría hasta el 50 %. Solo la pasión por lo fantasioso explica que la mitad de los catalanes vea en los sediciosos Jordis a dos presos políticos, a España como un Estado represor y al melifluo Rajoy como una suerte de dictador sin bigote. Únicamente echando mano de una imaginación desaforada, podría conectarse a Franco (que impidió la instauración de la democracia durante treinta y seis años) con el Artículo 155, implantado precisamente para restaurar la dinámica democrática aniquilada por los independentistas. Solo gracias a unos presupuestos lastrados por una entelequia exuberante se podría pensar que iban a alcanzar esa arcadia prometida por la casta de gobernantes indecentes que han gobernado Cataluña en los últimos años.

Sigue leyendoLa ciencia ficción del Procés

¿Cómo frenar la yihad?

Europa tiene un grave problema con el yihadismo y cualquier solución posible se presenta a priori como ineficaz. Prueba de la dificultad de la solución es que los atentados se suceden en las grandes capitales europeas sin que nadie haya podido detenerlos hasta el momento. Resulta más complicado desbaratar sus planes que abatir a tiros a sus autores.

Mientras escribo estas líneas, células terroristas están diseñando nuevos ataques. No es una suposición, es una certeza. Hace poco vi en El Español un mapa con los ofensivas yihadistas en todo el mundo: 10.328 víctimas y 939 atentados, ¡solo en 2017! El hecho de que el 95 % de las víctimas sean musulmanas solo podría consolar a un sádico. El único consuelo sería rebajar la cifra a cero, algo que se antoja política-ficción.

Sigue leyendo¿Cómo frenar la yihad?

El Madrid de ayer y hoy

Madrid de ayer
Fuente de la imagen: Wikipedia

Hace unos días acudí en plena ola de calor a un emblemático edifico de la Gran Vía para participar en una entrevista, grabada con motivo de un proyecto educativo-cultural. A la salida, mientras huía hacia la boca de metro, me preguntaba cuáles eran las razones acuciantes por las que tantas personas se encontraran en aquel humeante caldo neurálgico a las cinco de la tarde. Intuir que muchos estaban allí por mera apetencia me hizo caer en la cuenta de que algunas cosas en mí han cambiado inexorablemente.

Sigue leyendoEl Madrid de ayer y hoy

La Europa sedada

La Europa sedada
Ignacio Echevarría

Un español residente en Londres tuvo la valentía de enfrentarse el pasado sábado a uno de los terroristas del Puente de Londres mientras este apuñalaba a una pobre mujer. Mientras escribo estas líneas (martes por la mañana), Ignacio, pues ese es su nombre, sigue desaparecido. Lo han buscado en hospitales y se cree, en el mejor de los casos, que pueda estar herido y sedado. El hecho de que no llevara documentación cuando ocurrió la masacre y el hermetismo de la Policía británica tampoco ayudan mucho.  

Sigue leyendoLa Europa sedada

Pedro Sánchez pasa a mejor vida

Pedro Sánchez pasa a mejor vida
Escritor francés Honoré de Balzac

Honoré de Balzac fue por etapas un escritor tremendamente pobre. Cuando un tío suyo se murió y le dejó todos sus bienes, el autor, en tono irónico, comunicó a sus amistades que su tío había pasado a mejor vida… y él también.

He recordado esta anécdota después de conocer la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. Pedro Sánchez, aupado por sus militantes, vuelve a dar el braguetazo al tiempo que envía a su partido, incapaz de desembarazarse de él, a mejor vida.

Sánchez-Balzac cuenta con otros quince minutos de gloria. El tema resultaría divertido si no fuera porque es un pésimo resultado para los designios del país. Ya dije en esta columna que los tres candidatos que aspiraban a la secretaría del PSOE eran flojos; pero Sánchez es, con diferencia, el más flojo de los tres.

El déjà vu está servido. Sánchez, al contrario de Balzac, no tiene una mente prodigiosa, es rencoroso y carece de programa y de ideas propias, como ha demostrado durante estos dos años de sectaria y banal oposición a Rajoy al tiempo que ha ido allanando el camino para que su partido pase a mejor vida.

Sigue leyendoPedro Sánchez pasa a mejor vida

Un planeta errático

Este es un mundo lleno de errores. Le dan un premio Óscar a una película que no lo ha ganado, ponen en libertad a hombres que acaban asesinando a sus exparejas, se muere de leucemia un joven de veinte años que se bebía la vida a borbotones, eligen de presidente del país más poderoso del mundo a un hombre a quien el colegio médico tacha de loco narcisista. Y, por si fuera poco, los árbitros se equivocan –a decir de san Piqué– a favor del Real Madrid, que ya es mala suerte para alguien, como le ocurre al defensa del Barça, que además de santo no se equivoca nunca. (“Puedo perdonar todos los errores, menos los míos”, dijo Catón).

Sigue leyendoUn planeta errático

Vidas ficticias

vidas ficticias

En su tesis sobre el cuento, Ricardo Piglia escribió que este género siempre narra dos historias. Su observación se desprende de una nota de cuaderno en el que Chéjov  consignó la anécdota de un hombre que gana un millón en un casino de Montecarlo y al llegar a casa se suicida. La paradoja del cuento está en lo imprevisible de su resolución. Lo lógico –si encontramos lógica en el suicidio– es matarse por perder hasta la camisa, no tras hacerse millonario jugando a la ruleta.

Confieso cierta fascinación literaria por esas personas que son puro cuento y que, por tanto, encierran dos historias en su interior, una de ellas ilógica. Emmanuel Carrere  relata en El adversario la decadencia de Jean-Claude Roman, una persona real que engañó a todo el mundo (familiares, amigos y compañeros), haciéndoles creer que era un médico de prestigio cuando lo cierto es que nunca había tenido trabajo ni había cursado carrera alguna. Antes que revelar a sus familiares su impostura, antes que confesar que era un ser de ficción, prefirió asesinarlos.  

Sigue leyendoVidas ficticias

El castrismo

El castrismo, Fidel Castro

Algunos creen que la muerte de Fidel Castro puede adelantar el fin del castrismo. Tiempo al tiempo. Desde luego, no será a corto plazo. Como el propio comunismo, el castrismo es un arma de largo alcance, una perversa ideología sin ideología que ha estado sustentada durante décadas en el fanatismo, el odio a un enemigo con cola y cuernos al que combatir (Estados Unidos) y un poder militar con el que apagar cualquier conato de legítimo deseo de libertad. Si a esto añadimos un larguísimo listado de tontos útiles afines que no faltan en ningún país del planeta, incluido Estados Unidos, España o la propia Cuba, su continuidad está más que asegurada.

Sigue leyendoEl castrismo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...