Adictos a las malas noticias

malas noticias

 

Ocurre con el colesterol como con las noticias: cuando son buenos nadie habla de ellos. Pero ya que la prensa no va a cambiar su ancestral modus operandi de primar las malas noticias sobre las buenas, he decidido buscar aspectos positivos en esas malas noticias. Por ejemplo: Donald Trump es un despropósito y un insulto a la inteligencia humana, pero cada vez cuenta con menos apoyos. Daesh es un arma de exterminio tan cruel como gratuita, pero está perdiendo fuelle. Un partido tan importante para la estabilidad del país como el PSOE lleva dos años haciéndose el harakiri, pero al menos ya le ha dado boleto a Pedro Sánchez, capaz de venderse al mejor postor por una poltrona que le quedaba muy grande. Y así sucesivamente.

Sigue leyendo

El enigma de Donald Trump

Donald Trump

En las próximas semanas Estados Unidos se debate entre elegir para la presidencia del gobierno a una candidata floja o a un pésimo candidato. Susto o muerte. El asunto no es baladí, si tenemos en cuenta que en Washington se dirime en cierta medida el destino del mundo entero.

Nos gustará más o menos, pero es razonable que Hilary Clinton opte a la presidencia. No solo trabajó duro en la candidatura de su marido, sino que además ella misma se la disputó años después a su compañero de partido y actual presidente, Barack Obama. Sin embargo, es una incógnita saber qué demonios hace Trump en ese berenjenal. La incógnita no es por qué este hombre sin bagaje político, sin educación ni modales, intelectualmente tan básico, quiere ser presidente, sino por qué millones de ciudadanos están dispuestos a concederle semejante capricho.

Sigue leyendo

San Piqué

San Piqué

Tenemos un nuevo santo. No, no lo ha canonizado el papa Francisco sino la prensa deportiva, que ha escrito el último capítulo, el definitivo, de san Piqué, ese chico mártir que al parecer nunca ha roto un plato.

En un gesto de astucia, Piqué ha elegido, para anunciar que deja la Selección Española, el día en que las redes sociales arremetían contra él –sin motivo justificado– porque su camiseta no había lucido el escudo de España en su último partido con la selección. Son muchos los que se la tienen jurada al central del Barça y a veces ven gigantes en vez de molinos de viento, pero habría que preguntarse por qué son tantos estos Quijotes y por qué están tan enfadados. ¿Será porque el propio Piqué se ha comportado como un hooligan  y ha hecho de la confrontación su pasatiempo preferido?

Sigue leyendo

Orfandad planetaria

Orfandad planetaria

Los investigadores han hallado un planeta parecido a la Tierra en la órbita de la estrella Próxima Centauri, a poco más de cuatro años luz. De aceptar el entusiasmo de los descubridores, deberíamos pensar que estamos ante un gran hallazgo. El planeta de marras, al que han llamado Próxima b, se encuentra a la vuelta de la esquina (¿qué son cuatro años luz, a fin de cuentas?) y, dicen, “podría ser apto para la vida”.

Algunos han puesto en marcha la imaginación esperando que este planeta sea el primer destino del primer viaje interplanetario. Ganas no faltan. El terrícola lleva decenios acusando cierta orfandad planetaria. Somos varios millones de habitantes, pero excesivamente similares. Algunos quisieran poder compartir agujeros negros con habitantes de otros planetas. Si nos aburrimos del cónyuge, el trabajo o la vivienda, ¿por qué no habríamos de aburrirnos de la humanidad entera? Necesitamos congéneres inéditos que alimenten nuestros estímulos desde lo desconocido. Han pasado siglos desde que Colón desembarcase junto a un grupo de indios en taparrabos tras hacer las Américas, y desde entonces no tenemos constancia irrefutable de otros alienígenas procedentes de mundos ignotos que hayan puesto los pies en este cenagal.

Sigue leyendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...