La vida sin Cristiano

La vida sin Cristiano

Algunos aficionados defendieron siempre que los goles que marcaba Cristiano Ronaldo jornada tras jornada los meterían otros compañeros si él no estuviera. La realidad desmiente los hechos: en la pasada liga, durante la sequía de Cristiano, sus compañeros no regaron el campo con goles. La presencia del luso, al contrario que el Cid ya fallecido a lomos de su caballo, asustaba menos al rival que a su propio equipo.

Pero hoy que Cristiano no está, ni vivo ni muerto, han resucitado figuras como Bale, Benzema y Marco Asensio, oscurecidos durante años a favor del máximo goleador del Real Madrid, esa alma inquieta a quien la más ligera sombra de su estrella le producía tristeza. Es posible, pues, que su marcha haya servido para revelar que más allá del astro portugués hay un equipo.  

Sigue leyendoLa vida sin Cristiano

Entre la desilusión y la euforia

La mejor previsión posible se ha cumplido: quedar los primeros de grupo en la fase inicial del Mundial. Aun así, el país está de duelo, como si el equipo al completo hubiera enfermado de salmonelosis o se hubiera caído en un inmenso agujero negro. En algo coinciden casi todos los aficionados españoles: en el ánimo de convertir una buena noticia en pesimismo. No gusta Fernando Hierro, no gusta De Gea, no gusta el estado de forma de Ramos, Silva, Busquets, etcétera. E Iniesta, “Iniesta de mi vida”, compagina la filigrana artística con la evasión carcelaria. No sabemos si “somos los mejores, bueno y qué” o si estamos a punto de hacer el ridículo.

Ya quisieran Egipto, Arabia Saudí, Costa Rica, Perú, Panamá, Chile y otras muchas selecciones estar en la piel de España: relamiéndose la amargura mientras preparan con ilusión el partido contra Rusia, a priori un equipo asequible.

O sea que en el fondo estamos mejor que queremos: quedar primeros de grupo pese al mal juego favorece la predisposición natural del español a la desilusión y a la euforia a partes iguales. Hemos aprendido a controlar el balón sobre el césped, pero no nuestros impulsos bipolares fuera de él. Y, por si fuera poco, la historia de nuestro equipo en los últimos años no ayuda a atemperar nuestros sentimientos: somos la selección que ganó los Mundiales en 2010, pero también la que se marchó a casa a primeras de cambio en la siguiente edición.

Y así las cosas, el aficionado desbarata el fantasma del fracaso como mejor sabe: haciendo mil y una alineaciones de tiralíneas sobre una servilleta de bar, disertando sobre lo divino y lo humano (¿qué otra cosa es el fútbol?), sin despeinarse. Ahora le toca a Fernando Hierro demostrar que sabe tanto del deporte rey como esos millones de entrenadores tabernarios y llevarnos en volandas a la final. Nuestro sufrido españolismo no soportaría un nuevo fracaso.

Francisco Rodríguez Criado

(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 26 de junio de 2017).

La ciencia ficción del Procés

La ciencia ficción es el género preferido de los españoles a la hora de escoger una película para ver en el cine. Es al menos lo que ha concluido un estudio realizado por la empresa Cinesa, según el cual el 19 % de los espectadores prefieren las películas de ciencia ficción.

Si hubieran hecho el estudio sin salir de Cataluña, ese porcentaje subiría hasta el 50 %. Solo la pasión por lo fantasioso explica que la mitad de los catalanes vea en los sediciosos Jordis a dos presos políticos, a España como un Estado represor y al melifluo Rajoy como una suerte de dictador sin bigote. Únicamente echando mano de una imaginación desaforada, podría conectarse a Franco (que impidió la instauración de la democracia durante treinta y seis años) con el Artículo 155, implantado precisamente para restaurar la dinámica democrática aniquilada por los independentistas. Solo gracias a unos presupuestos lastrados por una entelequia exuberante se podría pensar que iban a alcanzar esa arcadia prometida por la casta de gobernantes indecentes que han gobernado Cataluña en los últimos años.

Sigue leyendoLa ciencia ficción del Procés

Empanadas mentales

La empanada mental de los independentistas catalanes no tiene límite. El último ejemplo es el del jugador de balonmano Arnau García, que votó sí a la independencia y días después se sintió halagado al ser convocado para jugar con la selección española. Sí, ha aceptado jugar… en la selección del país del que quiere separarse. ¿Lo entienden ustedes? No se esfuercen.

Tampoco lo entendieron los periodistas de El partidazo de Cope, que tuvieron que hacer gárgaras antes de tragarse el batiburrillo de ideas de este chaval que dice ser catalán, español e independentista. Todo a la vez. Si hubiera vida en Marte, también sería marciano.

Sigue leyendoEmpanadas mentales

El presidente pasmado

La política puede llegar a ser una profesión tan dañina como difícil. Dañina, porque en muchas ocasiones no solo no soluciona nuestros problemas sino que los agrava o incluso crea otros. Y difícil, porque gobernar para personas con sensibilidades e intereses tan diferentes es como picar hormigón.

Aun asumiendo la especial dificultad en un tema como Cataluña, Rajoy no podría haberlo hecho peor. Don Mariano, a quien le ha ido tan bien tomando mojitos en las trincheras mientras la oposición hacía turnos para pegarse un tiro en el pie, ha descubierto que la pasividad no funciona en Cataluña. Ya sabe que si uno no toma la iniciativa, tu rival lo hará por ti. Pero ojo: que se haya percatado de su error no quiere decir que vaya a repararlo. Y ahí sigue, pasmado mientras consulta el oráculo.

Sigue leyendoEl presidente pasmado

¿Cómo frenar la yihad?

Europa tiene un grave problema con el yihadismo y cualquier solución posible se presenta a priori como ineficaz. Prueba de la dificultad de la solución es que los atentados se suceden en las grandes capitales europeas sin que nadie haya podido detenerlos hasta el momento. Resulta más complicado desbaratar sus planes que abatir a tiros a sus autores.

Mientras escribo estas líneas, células terroristas están diseñando nuevos ataques. No es una suposición, es una certeza. Hace poco vi en El Español un mapa con los ofensivas yihadistas en todo el mundo: 10.328 víctimas y 939 atentados, ¡solo en 2017! El hecho de que el 95 % de las víctimas sean musulmanas solo podría consolar a un sádico. El único consuelo sería rebajar la cifra a cero, algo que se antoja política-ficción.

Sigue leyendo¿Cómo frenar la yihad?

El Madrid de ayer y hoy

Madrid de ayer
Fuente de la imagen: Wikipedia

Hace unos días acudí en plena ola de calor a un emblemático edifico de la Gran Vía para participar en una entrevista, grabada con motivo de un proyecto educativo-cultural. A la salida, mientras huía hacia la boca de metro, me preguntaba cuáles eran las razones acuciantes por las que tantas personas se encontraran en aquel humeante caldo neurálgico a las cinco de la tarde. Intuir que muchos estaban allí por mera apetencia me hizo caer en la cuenta de que algunas cosas en mí han cambiado inexorablemente.

Sigue leyendoEl Madrid de ayer y hoy

Cristiano Ronaldo, recapacita o vete

Cristiano Ronaldo
Fuente de la imagen

Cada vez que un futbolista es acusado de defraudar a Hacienda, el presidente del club tiene que hacer el papelón y defender su inmaculada inocencia. Ocurrió con Messi y ocurre ahora con Cristiano, que amenaza con abandonar el Real Madrid porque, dice, se le trata como a un delincuente.

Las declaraciones de Florentino me han parecido acertadas. Desde un punto de vista institucional, poco más podría decirse sin caer en el ridículo. ¿O acaso un jugador de la casa puede engañar a Hacienda y quienes pagamos su ficha, no? ¿Por qué debe posicionarse el presidente en un tema personal que no es de su incumbencia? Si Cristiano ha cometido algún delito fiscal –o despiste fiscal, por ponernos navideños–, ha de ser él y nadie más quien rinda cuentas ante la Justicia.

Sigue leyendoCristiano Ronaldo, recapacita o vete

Una moción de censura de Champions

Una moción de censura de Champions
Fuente de la imagen

Escribo estas líneas el martes por la mañana, mientras en el Congreso de los Diputados se escenifica la fallida moción de censura. Quien tenga mucho tiempo libre y no sepa qué hacer con su vida habrá podido seguirla en los medios, minuto a minuto, gol a gol, como si de un partido de fútbol se tratara. Ahora entra Irene Montero con tacones, ahora entra Pablo Iglesias con chaqueta (para celebrar que hoy es uno de los días más calurosos del año, supongo), Soraya toma notas, Rajoy se mira las uñas… No me invento nada: consulten si quieren la edición de El Mundo, que retransmite el evento, como digo, minuto a minuto.

Los periodistas se han echado a la calle para ofrecernos incluso algún vídeo de ciudadanos de a pie que quieren dar su opinión sobre la moción de marras, ese acontecimiento que sería un gran partido de la Champions si no fuera porque a Pablo Iglesias solo le apoyan Bildu, ERC y su novia, y además planea sobre su partido la división interna por culpa –entre otros asuntos– del referéndum catalán.

Sigue leyendoUna moción de censura de Champions

La Europa sedada

La Europa sedada
Ignacio Echevarría

Un español residente en Londres tuvo la valentía de enfrentarse el pasado sábado a uno de los terroristas del Puente de Londres mientras este apuñalaba a una pobre mujer. Mientras escribo estas líneas (martes por la mañana), Ignacio, pues ese es su nombre, sigue desaparecido. Lo han buscado en hospitales y se cree, en el mejor de los casos, que pueda estar herido y sedado. El hecho de que no llevara documentación cuando ocurrió la masacre y el hermetismo de la Policía británica tampoco ayudan mucho.  

Sigue leyendoLa Europa sedada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...