Cristiano Ronaldo, recapacita o vete

Cristiano Ronaldo
Fuente de la imagen

Cada vez que un futbolista es acusado de defraudar a Hacienda, el presidente del club tiene que hacer el papelón y defender su inmaculada inocencia. Ocurrió con Messi y ocurre ahora con Cristiano, que amenaza con abandonar el Real Madrid porque, dice, se le trata como a un delincuente.

Las declaraciones de Florentino me han parecido acertadas. Desde un punto de vista institucional, poco más podría decirse sin caer en el ridículo. ¿O acaso un jugador de la casa puede engañar a Hacienda y quienes pagamos su ficha, no? ¿Por qué debe posicionarse el presidente en un tema personal que no es de su incumbencia? Si Cristiano ha cometido algún delito fiscal –o despiste fiscal, por ponernos navideños–, ha de ser él y nadie más quien rinda cuentas ante la Justicia.

Sigue leyendo

Una moción de censura de Champions

Una moción de censura de Champions
Fuente de la imagen

Escribo estas líneas el martes por la mañana, mientras en el Congreso de los Diputados se escenifica la fallida moción de censura. Quien tenga mucho tiempo libre y no sepa qué hacer con su vida habrá podido seguirla en los medios, minuto a minuto, gol a gol, como si de un partido de fútbol se tratara. Ahora entra Irene Montero con tacones, ahora entra Pablo Iglesias con chaqueta (para celebrar que hoy es uno de los días más calurosos del año, supongo), Soraya toma notas, Rajoy se mira las uñas… No me invento nada: consulten si quieren la edición de El Mundo, que retransmite el evento, como digo, minuto a minuto.

Los periodistas se han echado a la calle para ofrecernos incluso algún vídeo de ciudadanos de a pie que quieren dar su opinión sobre la moción de marras, ese acontecimiento que sería un gran partido de la Champions si no fuera porque a Pablo Iglesias solo le apoyan Bildu, ERC y su novia, y además planea sobre su partido la división interna por culpa –entre otros asuntos– del referéndum catalán.

Sigue leyendo

La Europa sedada

La Europa sedada
Ignacio Echevarría

Un español residente en Londres tuvo la valentía de enfrentarse el pasado sábado a uno de los terroristas del Puente de Londres mientras este apuñalaba a una pobre mujer. Mientras escribo estas líneas (martes por la mañana), Ignacio, pues ese es su nombre, sigue desaparecido. Lo han buscado en hospitales y se cree, en el mejor de los casos, que pueda estar herido y sedado. El hecho de que no llevara documentación cuando ocurrió la masacre y el hermetismo de la Policía británica tampoco ayudan mucho.  

Sigue leyendo

Los tontos, al poder

Los tontos al poder
Jeremy Corbyn

En el colegio hay un tipo de niño que llama la atención por su inmadurez y extravagancia. Son chicos marginales que tienen por costumbre obrar en contra de su propio interés. Son pocos, y eso favorece que estén fichados por sus compañeros. Estoy hablando de los tontos.

Hay tontos en todas partes, y si cito a los del colegio es porque a esa edad temprana las actitudes más insostenibles se quedan perennes en la retina. Pero sería injusto hablar de tontos y no citar a los muchos que abundan en política. Uno de ellos es el líder laborista Jeremy Corbyn. Este ejemplar ha dicho tras el brutal atentado de Manchester que la culpa la tiene el Gobierno, por sus recortes a la policía y por combatir al Daesh en su territorio. Corbyn prefiere señalar como responsables de un asesinato a sus compañeros de profesión en vez de acusar al asesino que puso la bomba que acabó con la vida de veintidós personas. La defensa velada que hace del asesino podría hacerse también del adolescente que apuñala a su padre por retirarle el móvil o del joven que mata a un anciano de un puñetazo por una discusión sobre el tráfico. Desde la perspectiva de Corbyn, raro sería encontrar a alguien –exceptuándolo a él– que no merezca ser colgado de los pies.

Sigue leyendo

Pedro Sánchez pasa a mejor vida

Pedro Sánchez pasa a mejor vida
Escritor francés Honoré de Balzac

Honoré de Balzac fue por etapas un escritor tremendamente pobre. Cuando un tío suyo se murió y le dejó todos sus bienes, el autor, en tono irónico, comunicó a sus amistades que su tío había pasado a mejor vida… y él también.

He recordado esta anécdota después de conocer la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. Pedro Sánchez, aupado por sus militantes, vuelve a dar el braguetazo al tiempo que envía a su partido, incapaz de desembarazarse de él, a mejor vida.

Sánchez-Balzac cuenta con otros quince minutos de gloria. El tema resultaría divertido si no fuera porque es un pésimo resultado para los designios del país. Ya dije en esta columna que los tres candidatos que aspiraban a la secretaría del PSOE eran flojos; pero Sánchez es, con diferencia, el más flojo de los tres.

El déjà vu está servido. Sánchez, al contrario de Balzac, no tiene una mente prodigiosa, es rencoroso y carece de programa y de ideas propias, como ha demostrado durante estos dos años de sectaria y banal oposición a Rajoy al tiempo que ha ido allanando el camino para que su partido pase a mejor vida.

Sigue leyendo

Hacer el tonto

hacer el tontoEl hombre que el pasado sábado subió al escenario de Eurovisión para enseñar su culo a medio planeta mientras cantaba Jamala, la ganadora de 2016, sigue siendo noticia: resulta que podría enfrentarse a cinco años de cárcel. Y esa es la noticia, al menos en España: que alguien pueda ir a la cárcel por “hacer un calvo”. Es lo peligroso de pasarse de idiota no en España (paraíso sin castigo para tontos) sino en Rusia, donde al parecer existen leyes. También existen las leyes en España, lo sé, pero está por descubrir para qué.

Un día después del festival de Eurovisión, el Niño Sáez, el mayor butronero de Madrid, era acribillado a balazos en un ajuste de cuentas. La pregunta que nos hemos hecho muchos después de leer su extenso currículum (más de cuarenta delitos por participar y dirigir robos durante más quince años) es qué demonios hacía en la calle y no en la cárcel.

Sigue leyendo

El PSOE y la ornitología

El PSOE y la ornitología

Parafraseando una cita de Ángel Olgoso, a veces tengo la sensación de que los políticos no entienden de política más de lo que las aves entienden de ornitología. No hay más que echarle un vistazo a la campaña que están haciendo los candidatos a la secretaría general del PSOE (o de lo que queda él). A Susana Díaz y a Pedro Sánchez no se les ha escuchado ningún argumentario sobre el que debería regirse el nuevo PSOE cuando termine la debacle de las primarias; más bien se han limitado al cruce de acusaciones y a esgrimir la banderola de honestidad y autenticidad de un partido que tiene más de un siglo de Historia y que ellos están a punto de tirar por la borda.

Sigue leyendo

Un planeta errático

Este es un mundo lleno de errores. Le dan un premio Óscar a una película que no lo ha ganado, ponen en libertad a hombres que acaban asesinando a sus exparejas, se muere de leucemia un joven de veinte años que se bebía la vida a borbotones, eligen de presidente del país más poderoso del mundo a un hombre a quien el colegio médico tacha de loco narcisista. Y, por si fuera poco, los árbitros se equivocan –a decir de san Piqué– a favor del Real Madrid, que ya es mala suerte para alguien, como le ocurre al defensa del Barça, que además de santo no se equivoca nunca. (“Puedo perdonar todos los errores, menos los míos”, dijo Catón).

Sigue leyendo

En el adiós de Pablo Ráez

En el adiós de Pablo Ráez

Algunos piensan que la expresión “luchar contra el cáncer” es una exageración, que no es necesario luchar, que ya lo hace la medicación por ti. Qué poco saben. No saben que siempre tienes la posibilidad de arrojar la toalla, decir hasta aquí hemos llegado, la vida no merece tanto esfuerzo, ¡a la puta mierda todo!

Yo lo hubiera hecho en la última sesión, cuando iba vomitando por los pasillos, antes incluso de sentarme en aquel potro de tortura durante seis horas, cuando morir hubiera sido una bendición. Antes de que pensara que no podría con ello, antes de regresar a casa para postrarme durante cinco o seis días, incapaz de comer nada, de hablar o incluso de desear.

Sigue leyendo

Vidas ficticias

vidas ficticias

En su tesis sobre el cuento, Ricardo Piglia escribió que este género siempre narra dos historias. Su observación se desprende de una nota de cuaderno en el que Chéjov  consignó la anécdota de un hombre que gana un millón en un casino de Montecarlo y al llegar a casa se suicida. La paradoja del cuento está en lo imprevisible de su resolución. Lo lógico –si encontramos lógica en el suicidio– es matarse por perder hasta la camisa, no tras hacerse millonario jugando a la ruleta.

Confieso cierta fascinación literaria por esas personas que son puro cuento y que, por tanto, encierran dos historias en su interior, una de ellas ilógica. Emmanuel Carrere  relata en El adversario la decadencia de Jean-Claude Roman, una persona real que engañó a todo el mundo (familiares, amigos y compañeros), haciéndoles creer que era un médico de prestigio cuando lo cierto es que nunca había tenido trabajo ni había cursado carrera alguna. Antes que revelar a sus familiares su impostura, antes que confesar que era un ser de ficción, prefirió asesinarlos.  

Sigue leyendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...