El castrismo

El castrismo, Fidel Castro
Fidel Castro, Prime Minister of Cuba, smokes a cigar during his meeting with two U.S. senators, the first to visit Castro’s Cuba, in Havana, Cuba, Sept. 29, 1974. (AP Photo)

Algunos creen que la muerte de Fidel Castro puede adelantar el fin del castrismo. Tiempo al tiempo. Desde luego, no será a corto plazo. Como el propio comunismo, el castrismo es un arma de largo alcance, una perversa ideología sin ideología que ha estado sustentada durante décadas en el fanatismo, el odio a un enemigo con cola y cuernos al que combatir (Estados Unidos) y un poder militar con el que apagar cualquier conato de legítimo deseo de libertad. Si a esto añadimos un larguísimo listado de tontos útiles afines que no faltan en ningún país del planeta, incluido Estados Unidos, España o la propia Cuba, su continuidad está más que asegurada.

Leer más

Sobrevivir al diagnóstico

lumbago, sobrevivir al diagnóstico

Debemos asumir que nuestros hijos son hoy más susceptibles de tener problemas de personalidad que nunca: autismo, trastorno de déficit de atención o hiperactividad, problemas de sociabilidad, narcisismo precoz… Antes se zanjaba el tema definiendo al niño como “raro”. Este podía pasar el resto de su vida con esa clasificación escrita en la frente, sin más problema que el de sufrirse a sí mismo, pero en el siglo XXI el diagnóstico se depura hasta límites insospechados y hay tratamiento para todo menos para el miedo al diagnóstico. La vida actual es una amniocentosis sin fecha de caducidad.

Hoy los patrones psicológicos y conductuales se aplican con tanta urgencia, que antes de que les crezcan los dientes a nuestros pequeños ya sabemos que nos espera una paternidad complicada.

¿Tanta información nos hace más felices? No lo sé. Lo que tengo claro es que la medicina y la psicología suelen ser más certeras diagnosticando que curando.

Recuerdo a mi abuela, que sufría fuertes dolores de espalda. Evitando ser el centro de atención, cuando recibía la visita de los nietos sonreía abiertamente, simulando estar sana, para llevarse las manos a la cadera una vez nos marchábamos. Ignoro cuál era su problema, pero hoy le diagnosticarían hernia discal, reúma, lumbago, estenosis de canal o un cóctel con un poco de todo. ¿Y la solución? Antes se solucionaba –mal que bien– sentándose en la butaca para ver pasar las horas, el dolor y la vida; ahora el elenco de posibilidades es tan grande que no sabríamos qué elegir, si operación quirúrgica, magnetoterapia, termoterapia, onda corta, fisioterapia, osteopatía, quiropraxia, natación o sanación por imposición de manos. Menos es más: creo que mi abuela hubiera optado por sentarse en su sufrida butaca.

Eran otros tiempos, y otras butacas. Antaño uno podía morirse en santa paz, libre de la tortura preventiva de los diagnósticos.

 

Una novela sobre Diana Quer

Diana Quer, novela

Si alguien tiene interés en averiguar cómo se cocina una novela desde dentro, a fuego lento, no tiene más que recabar las noticias publicadas sobre la desaparición de Diana Quer, desaparecida hace ya tres meses. Lo que en otras circunstancias no hubiera copado más que una esquina de la prensa local, pronto llamó la atención del país entero gracias, en gran medida, a la difusión que algunos famosos allegados le dieron en las redes sociales.

Leer más

Payasos asesinos

payasos asesinos, Hillary Clinton, Donald Trump

Cuesta creer que sean tan poco atractivos los dos candidatos que pretenden dirigir el país más importante del mundo. (Uno de ellos ya será presidente cuando se publique este artículo). Hillary Clinton está muy preparada políticamente hablando, pero transmite poco y mal, y Donald Trump transmite mucho –aversión, sobre todo–, pero está muy poco preparado. ¿No había candidatos con más carisma? ¿No había un Obama, aunque fuera blanco? ¿Un Kennedy musulmán? ¿Un George Washington mujer? ¿Este es todo el menú?

Interpreto que la crisis de candidatos está unida a la crisis de la propia ciudadanía estadounidense. Después de leer cuál es el segundo tema que más les preocupa (los payasos asesinos, por encima de la economía y el terrorismo, y un peldaño por debajo de la corrupción política), empiezo a pensar que nadie en su sano juicio querría gobernar semejante país de excéntricos.

Leer más

Adictos a las malas noticias

malas noticias

 

Ocurre con el colesterol como con las noticias: cuando son buenos nadie habla de ellos. Pero ya que la prensa no va a cambiar su ancestral modus operandi de primar las malas noticias sobre las buenas, he decidido buscar aspectos positivos en esas malas noticias. Por ejemplo: Donald Trump es un despropósito y un insulto a la inteligencia humana, pero cada vez cuenta con menos apoyos. Daesh es un arma de exterminio tan cruel como gratuita, pero está perdiendo fuelle. Un partido tan importante para la estabilidad del país como el PSOE lleva dos años haciéndose el harakiri, pero al menos ya le ha dado boleto a Pedro Sánchez, capaz de venderse al mejor postor por una poltrona que le quedaba muy grande. Y así sucesivamente.

Leer más

El enigma de Donald Trump

Donald Trump

En las próximas semanas Estados Unidos se debate entre elegir para la presidencia del gobierno a una candidata floja o a un pésimo candidato. Susto o muerte. El asunto no es baladí, si tenemos en cuenta que en Washington se dirime en cierta medida el destino del mundo entero.

Nos gustará más o menos, pero es razonable que Hilary Clinton opte a la presidencia. No solo trabajó duro en la candidatura de su marido, sino que además ella misma se la disputó años después a su compañero de partido y actual presidente, Barack Obama. Sin embargo, es una incógnita saber qué demonios hace Trump en ese berenjenal. La incógnita no es por qué este hombre sin bagaje político, sin educación ni modales, intelectualmente tan básico, quiere ser presidente, sino por qué millones de ciudadanos están dispuestos a concederle semejante capricho.

Me gustaría poder resaltar las luces y las sombras de este enfant terrible, pero no he encontrado ninguna luz. Trump, que  insulta la inteligencia de sus votantes en potencia un día tras otro, es el peor candidato que recuerdo. (George Bush fue un pésimo presidente, pero ni siquiera fue tan mal candidato).

Trump defiende el aislacionismo de Estados Unidos, acusa a los inmigrantes de todos los males del planeta, acosa y agrade verbalmente a las mujeres con un lenguaje soez, insulta a todo aquel que no le dé la razón –incluidos algunos miembros de su partido–, agita el bulo del fraude electoral cuando los sondeos no le van bien y no tiene ni idea del conflicto en Oriente Medio, como él mismo ha reconocido (“Pero si fuera presidente, lo aprendería todo en media hora”).

Esta joyita es la que pretende hacer grande a América de nuevo (Make America Great Again!). Es el turno de los estadounidenses de demostrar que su concepto de la grandeza es muy diferente al de este millonario engreído que ha rebajado la escena política estadounidense hasta límites insospechados.


Francisco Rodríguez Criado, El Periódico Extremadura, 19-10-2016

Francisco Rodríguez Criado es escritor y corrector de estilo y trabaja como redactor de contenidos para publicaciones de diversa temática. Su blog Narrativa Breve es uno de los espacios literarios más leídos en lengua castellana. El diario Down, testimonio literario sobre la paternidad y el síndrome de Down, es su último libro. (Web) (Facebook).

Fotografía: Republican presidential candidate, businessman Donald Trump speaks during the Fox Business Network Republican presidential debate at the North Charleston Coliseum, Thursday, Jan. 14, 2016, in North Charleston, S.C. (AP Photo/Chuck Burton). Fuente


San Piqué

San Piqué

Tenemos un nuevo santo. No, no lo ha canonizado el papa Francisco sino la prensa deportiva, que ha escrito el último capítulo, el definitivo, de san Piqué, ese chico mártir que al parecer nunca ha roto un plato.

En un gesto de astucia, Piqué ha elegido, para anunciar que deja la Selección Española, el día en que las redes sociales arremetían contra él –sin motivo justificado– porque su camiseta no había lucido el escudo de España en su último partido con la selección. Son muchos los que se la tienen jurada al central del Barça y a veces ven gigantes en vez de molinos de viento, pero habría que preguntarse por qué son tantos estos Quijotes y por qué están tan enfadados. ¿Será porque el propio Piqué se ha comportado como un hooligan  y ha hecho de la confrontación su pasatiempo preferido?

Leer más

Orfandad planetaria

Orfandad planetaria

Los investigadores han hallado un planeta parecido a la Tierra en la órbita de la estrella Próxima Centauri, a poco más de cuatro años luz. De aceptar el entusiasmo de los descubridores, deberíamos pensar que estamos ante un gran hallazgo. El planeta de marras, al que han llamado Próxima b, se encuentra a la vuelta de la esquina (¿qué son cuatro años luz, a fin de cuentas?) y, dicen, “podría ser apto para la vida”.

Algunos han puesto en marcha la imaginación esperando que este planeta sea el primer destino del primer viaje interplanetario. Ganas no faltan. El terrícola lleva decenios acusando cierta orfandad planetaria. Somos varios millones de habitantes, pero excesivamente similares. Algunos quisieran poder compartir agujeros negros con habitantes de otros planetas. Si nos aburrimos del cónyuge, el trabajo o la vivienda, ¿por qué no habríamos de aburrirnos de la humanidad entera? Necesitamos congéneres inéditos que alimenten nuestros estímulos desde lo desconocido. Han pasado siglos desde que Colón desembarcase junto a un grupo de indios en taparrabos tras hacer las Américas, y desde entonces no tenemos constancia irrefutable de otros alienígenas procedentes de mundos ignotos que hayan puesto los pies en este cenagal.

Leer más

Un rescate novelesco

Gideon Hodge

Los brazos bien abiertos, las piernas componiendo una larga zancada, una expresión dramática acomodada en el rostro. Esta pudiera ser una de las imágenes de la semana. En ella se ve a Gideon Hodge en pleno rescate novelesco en un barrio de Nueva Orleans. Puede que al lector el nombre no le diga nada, pero seguramente sabrá quién es si le doy tres palabras clave: escritor, incendio, novelas. Sí, Hodge es el escritor que corrió a la desesperada para salvar su ordenador del incendio de su vivienda. En él guardaba, ay, la única copia de dos novelas sin publicar. No sabemos si Hodge hubiera corrido hacia las llamas –desafiando los consejos de los bomberos– para salvar a su novia, que fue quien le dio el aviso, pero una novela bien vale una misa, y la propia vida, si fuera necesario. Si damos por cierta la advertencia del gran poeta norteamericano Walt Whitman (quien toca un libro, toca a un hombre), Hodge arriesgó la vida para salvar su alma.  

Leer más

Yo te sonrío

Real Madrid, Años 50

Desde que falleció mi padre, hace cuatro meses, no ha pasado un solo día sin que piense en él. Para mi asombro, esos pensamientos no están empañados por la pena o por el dolor. No he sentido una sensación asfixiante de orfandad, ni me pregunto mohíno si fui un hijo bueno o malo. No me planteo cuál de los dos tenía razón cuando discutíamos, ni hago recuento de los errores que cometí –digamos que muchos– y que él tuvo que reparar. No pienso en los dolores que tuvo en las últimas semanas en el sanatorio, ni en que me preguntara una y otra vez quién era yo. No pienso en que, aun siendo un apasionado del fútbol, acabara por olvidar quiénes eran Messi y Cristiano. Tampoco pienso en los objetos invisibles que trataba de coger con sus manos temblorosas cuando estaba confinado en una silla de ruedas.

Leer más

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...